lunes, 27 de octubre de 2014

Cataplana de bacalao y mariscos


La receta de hoy, a parte de estar riquísima, esta hecha en una cataplana. Es probable que muchos conozcáis este utensilio, pero seguro que a otros os pasa como a mí, que hasta que no se puso en contacto conmigo la empresa Kp home para hablarme de ellas y muy amablemente hacerme llegar una para conocerla de primera mano, no había oído hablar de estas típicas cazuelas portuguesas.

A grandes rasgos os voy a explicar en qué consiste una cataplana, pero si pincháis en el enlace de Kphome, encontraréis mucha más información, a cerca de sus características, tamaños y precios.

Como os he comentado se trata de una cazuela típica portuguesa, más concretamente surgió en el Algarve, donde se introdujo a través del mundo árabe. Viene a ser, a grosso modo, una versión del tajine. Una cataplana consta de dos mitades esféricas que se unen por unas bisagras que consiguen un cierre hermético que permite la cocción al vapor de sus alimentos.

Están hechas de manera artesanal, en cobre, que es un magnífico conductor del calor lo que la hace ideal para cocciones rápidas (tipo wok). Como en la actualidad está prohibido cocinar con cobre, el interior puede ser de estaño, acero inoxidable o aluminio.
Al cocinar los alimentos al vapor, permite que estos guarden todos sus nutrientes, aromas y sabor. Además su bonito diseño lucirá en nuestras mesas, pudiendo servir directamente de la cataplana.

Las cataplanas más típicas son de pescados y mariscos. Pero también podemos encontrar recetas con carnes, aves, pasta...En la red he encontrado muchas recetas y todas ellas muy apetecibles; asi es que espero sacarle mucho provecho a mi cataplana.


INGREDIENTES:

  • 1 kg de bacalao desalado
  • 400 gr de langostinos
  • 400 gr de mejillones
  • 200 gr de almejas 
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 tomate 
  • 1 vaso de vino blanco (125ml aprx)
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal 

 


ELABORACIÓN: 

Para hacer esta receta he utilizado bacalao desalado. En caso de tener que desalarlo, tendrías que tenerlo unas 24h en remojo, cambiándole el agua varias veces y manteniéndolo en el frigorífico. Limpiamos los mejillones.
Dejamos las almejas en remojo, en agua con sal, al menos 1 hora.


Ponemos la mitad de la cataplana a fuego medio con dos o tres cucharadas de aceite de oliva.

Sofreímos los ajos cortados en finas láminas y cuando empiecen a tomar color, añadimos la cebolla cortada en juliana fina, así como los pimientos rojos y verdes cortados también en juliana. Después de dos o tres minutos, añadimos el tomate pelado, sin semillas y cortado en cuadraditos pequeños. Sofreímos todo. (En este punto, también podríamos añadirle unas patatas cortadas a rodajas; según recomiendan algunas de las recetas que he visto)

Incorporamos los trozos de bacalao, los langostinos , los mejillones y el vaso de vino blanco. Cerramos la cataplana tal y como indica el fabricante. Dejamos hacerse a fuego medio unos 10 minutos.
Pasados los diez minutos, abrimos con cuidado la cataplana e incorporamos las almejas. Volvemos a cerrar y dejamos 10 minutos más al fuego. (Vitrocerámica)

La cataplana de bacalao y mariscos está lista para servir. A disfrutarla!



NOTAS:

Si utilizáis vitrocerámica, podéis reducir el tiempo de cocción dejándola reposar con el calor residual

Si estáis interesados en adquirir una cataplana, la empresa Kp home, ha tenido la deferencia de regalaros un cupón del 10% de descuento, para ello tendréis que introducir el siguiente código en el cupón de pedido : el código U8YA2JL4, de un 10% del descuento. 






lunes, 13 de octubre de 2014

Quiche de cebolla y pimientos caramelizados



Las posibilidades que ofrecen las quiché son innumerables. Teniendo una base de masa quebrada (fácil de preparar si decides hacerla tu mism@) y abriendo el frigorífico y/o la despensa para ver con que ingredientes cuentas, puedes tener una estupenda cena o comida en unos cuantos minutos.
Yo tenía unos pimientos caramelizados (receta AQUÍ) que había hecho para unos canapés y pensé que igual ese saborcillo dulzón quedaría bien en una quiché y no, no me equivoqué. Quedó riquísima y os animo a que la probéis.¡ Irresistible !

INGREDIENTES: (Para 2 moldes medianos)

  • 1 lámina de masa quebrada
  • 2 cebollas grandes
  • pimientos caramelizados rojos
  • pimientos caramelizados amarillos 
  • 3 huevos
  • 2 yogures griegos naturales sin azúcar
  • sal
  • aceite de oliva
  • 100 gr de queso rallado (emmental o el que más os guste)











ELABORACIÓN:


Lo primero será hacer los pimientos confitados o caramelizados. La receta podéis encontrarla AQUÍ 

Pelamos las cebollas y las laminamos en juliana fina. Ponemos una sartén a fuego bajo con una cucharadita de aceite de oliva y pochamos a fuego lento las cebollas.

Precalentamos el horno a 200º

Pincelamos los moldes con un poquito de aceite de oliva. Estiramos la masa quebrada y forramos con ella los moldes. Pinchamos la base con un tenedor, cubrimos con papel de hornear, ponemos encima un peso (yo utilizo unos garbanzos que tengo solo para ese uso) y horneamos durante 10 minutos.

Batimos los huevos con el yogur y salpimentamos.

Cubrimos la masa quebrada prehorneada con la cebolla pochada y repartimos por encima los pimientos caramelizados. Vertemos la mezcla de yogures y huevos y cubrimos con una capa de queso rallado.

Horneamos a 200º entre 20 y 30 minutos. Estarán hechas cuando pinchemos con una brocheta y esta salga seca.

Si vemos que durante el horneado se doran en exceso los bordes de la masa quebrada, la cubrimos con una lámina de papel de aluminio hasta finalizar la cocción.

Servimos templadas.


 NOTAS:

En mis quiché siempre utilizo yogures naturales (más parecidos a la crème fraîche) , en lugar de nata, por aquello de la salud y las calorías. Pero si preferís usar nata, con 200 ml será suficiente para esta receta.